7 iniciativas para convertir tu casa en un lugar relajante

¡Muy buenos días a todos!

Después del puente de mayo, emprendemos la vuelta al trabajo con un último esprint antes de la llegada del verano. Vamos a pasar poco tiempo en casa, pero precisamente por eso, después de largas y agotadoras jornadas vamos a querer que nuestro hogar sea un lugar en el que nos sintamos cómodos, relajados; en el que tengamos un descanso de calidad y momentos de ocio que nos carguen las baterías.

He aquí una declaración a tener en cuenta: tu casa es como otra más de las personas con las que vives. Piénsalo así. Cuando regresas después de un duro día de trabajo, necesitas ver positivismo y alegría en el ambiente, que tu familia esté tranquila y que sus necesidades estén cubiertas. Lo ideal es que te transmitan eso, como los anuncios de las aseguradoras, pero en la vida real. Y si uno de sus miembros está triste, apagado, frío o distante, todos los demás lo notan, y esto afecta.

Ahora piensa en tu casa. ¿Qué te transmite cuando regresas? Mientras vas de vuelta en tu coche o en el transporte público, ¿estás deseando llegar? Si no es así, ¿Por qué? ¿Qué podemos hacer para mejorar eso? Te sorprenderá averiguar que, independientemente de las circunstancias personales de los que vivan en ella, la decoración y ambientación de una casa puede contribuir en gran manera a que los que viven en ella se sientan mejor, más alegres, positivos y renovados. Vamos a ver 7 iniciativas que te ayudarán a conseguir que tu casa sea un lugar ideal para desconectar.

1. Una calurosa bienvenida

Recibidor acogedor con cuadro personalizadoCuando estés más cansado, necesitarás esa acogida reconfortante y familiar. Cosas aparentemente insignificantes como una alfombrita de bienvenida con un mensaje gracioso, o incluso una imagen que te guste, pueden empezar a marcar la frontera entre el mundo exterior y tu adorable hogar.

Para el recibidor, vida; una planta de interior pequeña que le de un matiz natural al ambiente (más adelante hablaremos de la fragancia), helechos o cintas, plantas fáciles de cultivar, que resisten bien al roce y a la carencia de luz. Pon una fotografía o cuadro personalizado que te recuerde quiénes te esperan en casa y una alfombra o una esterilla de madera para quitarte cómodamente los zapatos sin sentir el frío del suelo.

Debes conseguir que el recibidor de tu casa sea el lugar en el que dejas aparcada la tensión y el estrés de fuera. La iluminación, cuanto más cálida, mejor. Acostúmbrate a dejar las llaves en una bandejita sobre el mueble de la entrada. La mente humana procesa emociones de las que ni siquiera somos conscientes, y dejar las llaves allí será como decirle a tu cabeza que lo que viene de fuera contigo no pasará de la puerta del hall.

2. Una fragancia agradable

El tema de las fragancias es un poco delicado. Antes de comprar el ambientador más fuerte que encuentres y llenar toda la casa con su aroma, piensa que el bosque o el océano no huelen realmente como el ambientador de bosque u océano que te venden en el supermercado de la esquina. Un exceso de productos químicos en la fragancia provocará estrés a tu sistema inmunológico, y cuando tu cuerpo se acostumbre a la expectativa de esa fragancia, inconscientemente generará rechazo a la idea de entrar en casa. Para evitar esto, utiliza productos naturales en la medida de lo posible. Una planta aromática, unas rosas frescas o una manzana con clavos son alternativas geniales si dispones de algo de tiempo para irlas renovando. Además, regalar flores a menudo es una costumbre muy bonita. Pero si no puedes hacerlo, también existen alternativas naturales ya preparadas para que des un aroma cálido y acogedor a toda tu casa. Lo principal es no caer en el error de pensar que, cuanto más huela, mejor. Cuando paseas por la calle te expones a cientos de agentes químicos; desde el humo de los coches y los cigarrillos, hasta los popurrís de decenas de perfumes en lugares públicos. Aunque no lo creas, tu cuerpo necesita desconectar de todo eso al entrar en casa.

3. Haz que tu casa te muestre las cosas que te gusta ver

Es muy simple. ¿Disfrutaste como un niño con aquella película? ¿Te sentiste como una adolescente leyendo ese libro? No los guardes en un cajón. Hazles sitio en una estantería del salón, a la vista de todos, y date la oportunidad de ojearlos de nuevo de vez en cuando y de hablar de ellos con las visitas. ¿Qué hay de las fotos? Asegúrate de que los marcos te están mostrando imágenes frescas de tu vida. Es muy importante Imagen de un bebé en un cuadro de PVC personalizado de iDecoratener recuerdos de tiempo atrás, fotografías de nuestros seres queridos o de nuestros hijos cuando eran pequeños, pero no es menos necesario compaginar estas ventanas a tu vida con otras más actuales, recientes incluso en la retina.

Ya no tenemos excusa para no hacer cuarenta y tres mil fotos a cada momento emocionante de nuestra vida. Las últimas vacaciones, la reciente cena en familia, el paseo por la playa o la excursión a la montaña. Necesitas que tu casa sea la encargada principal de recordarte que estás viviendo buenos momentos con más frecuencia de la que a veces tendemos a pensar. Para este fin, imprimir tus fotos favoritas en un tamaño mediano o grande puede ser una idea genial. El metacrilato y el PVC se prestan de maravilla para ello. Hazte con un par de cuadros personalizados en estos soportes y le darás a tu salón o tu habitación un toque moderno y personal (Puedes descubrir dónde siguiendo este enlace).

4. Ten la buena música a mano

A todo el mundo le gusta la música, pero no todo el mundo escucha la música que le gusta habitualmente. Puede resultar tentador poner siempre la radio de la cocina y escuchar lo que vayan poniendo, pero ¿verdad que no todas las canciones que sonarán serán de tu agrado? Cuando dijeron que la música amansa a las fieras, no estaban pensando en listas de reproducción aleatorias, sino en selecciones muy bien pensadas de lo que a la fiera le gusta. ¡No te dejes vencer por la sensación de que será muy trabajoso! Escucha la música que te gustaSpotify, Deezer o el propio Youtube te ofrecen la posibilidad de crear listas de reproducción de tus temas preferidos. Si te tomas la molestia, notarás la diferencia. Mientras estés cocinando, limpiando, ordenando o tratando de dormir, estarás en contacto continuo con los acordes que a ti (personalmente a ti) te hacen sentir bien, y esto tu mente lo agradecerá mucho. La idea no es, claro está, que no escuches la radio nunca. Pero si de vez en cuando preparas para tu mente una selección de temas que te agraden especialmente, será como si le cocinaras su plato favorito para cenar. Por supuesto, si dispones de una cadena de música y de tus CD’s preferidos, no los escondas. Regálate un poco de ellos.

5. La televisión es un arma de doble filo

En España pasamos una media de 4 horas diarias viendo la televisión, y esto por no hablar del tiempo que dedicamos a Internet, ya sea en el móvil o en el ordenador, a veces ambas cosas a la vez, o hasta las tres. La televisión puede ser un instrumento muy útil para entretener la mente y, por tanto, relajarla de las inquietudes diarias. Sin embargo, también puede tener el efecto contrario cuando dedicamos largos minutos, o incluso horas, a hacer zapping y no encontramos nada que ver, sobre todo en los minutos cercanos a la hora de dormir. En estos casos, una simple conversación con la familia puede resultar más efectiva para relajarse que cualquier tertulia o debate televisivo.

6. No a la saturación

Una pregunta clave: ¿Cuántas horas necesitas pasar al día limpiando cosas que no necesitas tener? Si vives solo o sola y tienes que trabajar una jornada completa, lo último que querrás al llegar a casa será encontrarte con un montón de desorden. Si trabajas y eres ama de casa, el problema se multiplica por tres, o en el caso de que seas el hombre, también trabajes y no seas el principal encargado de las tareas del hogar, querrás reducir lo máximo posible la ocupación de tu pareja para que podáis disfrutar de tiempo juntos, ¿verdad? Sea que compartáis o no con igualdad las labores domésticas, está claro que, si en algo se pueden reducir, bienvenida será la forma.

¿Has tenido alguna vez la sensación de que cada vez tienes menos espacio en casa para ti? Es posible que hayamos tendido a pensar, antes de la era minimalista, que cuantos más detallitos decorativos tuviera la casa, más bonita se vería. Un recuerdo de las vacaciones en Alicante en la estantería del salón, una estatuilla de cerámica del todo a cien aparcada en la esquina, un florero por aquí, un jarrón por allá, un centro de mesa,  diecisiete o veinte figuritas a lo largo y ancho de cada centímetro de los muebles, tres sofás para dos personas, cinco o seis sillas en un comedor de cuatro… La verdad detrás del minimalismo es que cuantas menos cosas ocupen tu espacio, más cuidarás y disfrutarás de cada una de ellas, sin requerirte ello una gran inversión de tiempo y esfuerzo. ¿Por qué no intentas hacer un inventario de las cosas que realmente necesitas y estimas? Si consigues guardar o deshacerte de las que no, verás una gran mejora en la calidad de tu espacio.

7. Tu cuarto, tu santuario

Finalmente, después de un largo y agotador día de trabajo -o de búsqueda de trabajo, que es igualmente o incluso más fatigoso-, te retiras a tu habitación para dormir y descansar, pero notas que no siempre consigues hacer ambas cosas a la vez. ¿Por qué? Si no es porque padeces de insomnio, será porque notas que el descanso no te resulta reparador, y si el problema directamente es que no puedes dormir, entonces debes saber que puedes contribuir a mejorar esta situación un poco siguiendo las pautas que hemos visto y aplicándolas

Vinilo decorativo de árbol familiar

«Como las ramas de un árbol, todos crecemos en direcciones distintas, pero nuestras raíces permanecen como una sola»

a tu espacio de descanso. Tu habitación debería ser un pequeño resumen de este artículo. Es decir, que debería brindarte una cálida bienvenida -a este fin viene muy bien tener dos tipos de lámpara; una de mesa, con luz blanca para leer, y otra en el techo, con luz en tonos amarillos para dar esa sensación de calor que necesitas-, tener un aroma agradable sin

sobrecarga química, mostrarte las cosas y a las personas que te gustan, la posibilidad de un poco de buena música; la televisión, cuanto menos, mejor, y tres cuartos de lo mismo con los adornos/depósitos de polvo/provocadores de desorden. No temas pintar las paredes de tu color favorito. Utiliza las mejores fotos para decorar este espacio. Tiene que ser un lugar que te haga suspirar la primera vez que lo veas así, y cuando te hayas acostumbrado a verlo, un sitio al que quieras entrar para relajarte. Hay ideas decorativas geniales para conseguir esto. Puedes utilizar vinilos decorativos con esloganes animadores. Hay algunos modelos muy creativos.

En definitiva, esperamos que llevar a la práctica alguna de estas 7 iniciativas, si no todas, te ayude a notar una cierta mejoría en la capacidad de tu hogar para relajarte. En iDecora pensamos que la mejor manera de sentirse bien en casa es convertirla en un lugar personal, únicamente tuyo, y para eso ponemos a tu disposición artículos como este y cada vez más productos decorativos y de regalo para que tengas inspiración a fin de lograr amoldar tu entorno a ti. Date una vuelta por nuestra tienda y descubre nuestras propuestas. Infórmate de cómo conseguir descuentos y participa en los sorteos que hacemos de vez en cuando. No dejes de visitar tampoco la tienda online Copas Grabadas, donde encontrarás ese regalo original que necesitas para sorprender a los tuyos.

¡Muchas gracias por leer este artículo! Esperamos que lo hayas encontrado útil y que lo compartas con quien tú más quieras.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *